Legisladores y personalidades de Hato Mayor salen en defensa de Anthony Ríos

República Dominicana. La sociedad de la provincia Hato Mayor expresa por este medio su respeto, admiración y solidaridad a nuestra figura artística más trascendente de todos los tiempos.

Hoy, a propósito del intento de disminuir su figura por parte de personas que no conocen su trayectoria ni su origen, levantamos nuestras voces para reiterar una vez más nuestros afectos, compañía y reconocimiento a quien se ha ganado el cariño de todo el pueblo dominicano, sobre la base de un permanente y dedicado trabajo con su voz, sus actuaciones y su pluma.

Esta presentación ante los medios de comunicación no es ni puede ser, aunque sería nuestro deber, para defenderlo, para protegerlo o para responder a nadie, porque su impronta, su trabajo y su legado salen en su defensa, lo protegen y responden por él.

Es muy curioso lo que en estos momentos vamos a decir: «siendo una figura del medio artístico,  vive en un Paraje de Villa Altagracia, junto a sus Buhos, sus serpientes, con aves, otros animales y con los suyos. Y lo que es más, siempre ha sido discreto con los reconocimientos y nunca los ha pedido, así es Kinder, El Loco, Florián Antonio, Anthony o como usted le quiera llamar. Auténtico, humilde y humano.

Florián Antonio Jiménez (Anthony Ríos), nació en  Las Cañitas, Distrito Municipal Elupina Cordero, Municipio Sabana de la Mar, Provincia Hato Mayor. Creció en el Municipio cabecera de Hato Mayor del Rey y estudió en la Escuela Bernardo Pichardo y en el Liceo César Nicolás Penson. Ahí se despertó el artista, en las veladas de la escuela cantando y actuando, con un talento que asombró a sus profesores y llenó de admiración a sus compañeros. Eran los finales de los años 50 y principio de los 60. «Nacía un grande».

Luego, en la segunda mitad de los 60, inició su otra pasión en la única emisora radial existente en Hato Mayor «Radio Maguá», y como locutor novel y moderno penetró en todos los hogares y en el gusto de la población, por medio de serenatas y encuentros entre amigos.

Más adelante, al inicio de los 70, Joaquín Jiménez Maxwell le conoce y lo presenta a Johnny Ventura, y coincidiendo con la salida de Fausto Rey, se convierte en la segunda figura del Combo Show. Ya en 1979 se retira armoniosamente de la agrupación de Johnny y forma, junto a Luisito Martí, la orquesta «El Sonido Original», la que inmediato conquistó el gusto de los amantes de la música.

Como compositor, es autor de casi todos los temas que ha interpretado, muchos de los cuales le han dado la vuelta al mundo en su propia voz y en las de otros afamados vocalistas de nivel internacional como: La Sophy, Lissette Álvarez, Yolandita Monge, Fernando Allende, Pastor López, Fernando Villalona, Johnny Ventura,  Anthony Santos, entre otros.

¿Quién se atreve a olvidar temas como: Viejo Amigo, Fatalidad, Si Usted Supiera Señora, Si Entendiera, Si Un Día Te Sientes Sola, Lo Que Te Espera, Estoy A Tu Orden, Señora Tristeza, Hoy Daría Yo La Vida y otros que están clavados en el corazón del pueblo dominicano y del mundo?

Aún es mucho más grande su valor como exponente del arte, toda vez que, además de cantante, es autor de letras, compositor, humorista, libretista, actor, locutor, presentador de televisión, maestro de ceremonias, productor y dueño de otras facetas dentro del arte.

Aunque no es perfecto y ha cometido algunos errores como todo ser humano, su grandeza pesa demasiado en la balanza. Pero aún no hemos terminado, Anthony es excepcionalmente solidario con las causas de los menos afortunados, amigo de los amigos, amante del medio ambiente y la naturaleza, responsable, amoroso y cariñoso con sus hijos, comprometido con los mejores intereses de su pueblo y del país y un ser humano noble.

Los aplausos por más de 50 años, el amor y cariño de su pueblo y del país y las bendiciones de Dios, son el aval de lo que aquí hemos dicho hoy.

“Todos somos Anthony Ríos”

Compartir